El bebé explora el mundo introduciéndose en la boca los objetos que tiene a su alcance. Es un comportamiento curioso que constituye un signo de inteligencia.

A pesar de que debemos favorecer que el bebé explore los objetos con su boquita, porque es la forma que tiene de conocer las cosas que le rodean, también es cierto que sólo tenemos que dejar a su alcance u ofrecerle objetos que no le resulten peligrosos  en ningún sentido, y que sean adecuados para su edad. Sobre todo, cuando empiezan a caminar hay que vigilar aspectos importantes relacionados con su seguridad.

Así explora

Probar cualquier objeto después de cogerlo es un gesto absolutamente natural para todos los bebés. De esta manera, pueden descubrir su consistencia, su sabor, y su temperatura, adquiriendo, poco a poco, un bagaje de información sobre el mundo que les rodea. Así logran establecer una relación directa con las cosas, poniendo a prueba su capacidad de reconocer, manipular, lanzar y volver a coger.

Cuando empieza a desplazarse


Empieza a gatear: es indispensable organizar la casa a su medida, retirando del medio los posibles peligros. En primer lugar, se deben instalar protecciones de seguridad en todas las tomas de corriente y retirar los objetos que pueda tirarse encima de los lugares que queden a su alcance o a los que pueda trepar.

Refuerza las defensas


Dese el punto de vista de la higiene, no conviene preocuparse demasiado con respecto a los juguetes que están en casa de forma estable, siempre y cuando la limpieza doméstica se realice con frecuencia. Una vez introducidos en la boca, los objetos pueden estimular la actividad del sistema inmunitario (producción de anticuerpos) de manera beneficiosa.

Plantas, medicamentos, objetos…

Es preciso retirar del alcance del niño las plantas (algunas son venenosas, si se ingieren), los fármacos, todos los objetos frágiles con partes que puedan desprenderse o que sean de pequeño tamaño, etc… Ésta precaución también debe tomarse en las habitaciones más frecuentadas por el bebé.

Peligros reales


Sin embargo, el pequeño puede correr algunos peligros, como la intoxicación y la asfixia. El primer peligro se previene retirando las sustancias tóxicas (detergentes, medicamentos, cigarrillos…).El segundo se anula retirando del alcance de la mano del niño los objetos de pequeño tamaño y comprando únicamente juguetes homologados adecuados para su edad, que cumplan la normativa CE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X