Tener miedos durante el embarazo es normal y muy frecuente. Las mujeres embarazadas tienen temores sobre la salud de su futuro bebé, sobre el desarrollo de la gestación, sobre el parto y sobre la maternidad en general.

Los miedos en el embarazo son sentimientos normales y frecuentes en las futuras madres.

Sentir miedo durante el embarazo es muy común, puesto que es un sentimiento relacionado con la incertidumbre que genera el no poder saber cómo se va a desarrollar la gestación. También está estrechamente relacionado con el instinto maternal, que nos impulsa a proteger a nuestro bebé antes de que nazca, así como por el instinto de supervivencia de la futura madre y la preocupación por su propia salud y el miedo a sentir dolor en el parto.

Muchas mujeres expresan sus miedos abiertamente con las personas más cercanas a ellas, pero otras se los guardan para sí, no los comparten y éstos les producen mucha angustia.

Estos miedos suelen ser más intensos durante el primer trimestre de embarazo. Suelen estar relacionados con el miedo a tener un aborto o con la salud del embrión. Casi todas las embarazadas sienten miedo en algún momento a que su bebé tenga alguna malformación.

¿Quién puede experimentar miedo en el embarazo?

Las mujeres que tuvieron experiencias negativas en embarazos anteriores, que sufrieron un aborto previamente o que les costó mucho quedarse embarazadas son más vulnerables a estos miedos. Del mismo modo, las mujeres que necesitaron someterse a tratamientos de fertilidad para quedarse embarazadas también suelen experimentar muchos miedos durante su embarazo.

Además, los intensos cambios de humor  que algunas mujeres sufren durante el primer trimestre de embarazo pueden influir en el desarrollo de miedos, puesto que provocan cierta ansiedad a la embarazada. Los fuertes cambios hormonales afectan a las emociones de la mujer gestante y pueden afectar a su sensibilidad ante el miedo.

Principales miedos en el embarazo por trimestres

– En el primer trimestre de embarazo, pasada la semana 12 del embarazo con la ecografía del pliegue nucal y el resultado del triple Screening los miedos suelen aminorarse, ya que la probabilidad de sufrir un aborto espontáneo se reduce enormemente. Además, la ecografía de la semana 12 y los resultados del Triple Screening dan información a la embarazada sobre la salud de su futuro bebé, lo cual reduce la incertidumbre y el miedo.

– Durante el segundo trimestre de embarazo, los miedos suelen ser poco intensos. La embarazada suele estar más relajada y menos ansiosa. Los cambios de humor son menos frecuentes y más leves, lo que facilita un estado de ánimo más positivo en la futura madre. En éste segundo trimestre, la ecografía de la semana 20 vuelve a ofrecer una valiosa información a la embarazada sobre el estado de salud de su bebé. Esta información ayuda a reducir la incertidumbre de la embarazada, lo cual es muy positivo para controlar sus miedos.

– Llegado el tercer trimestre de embarazo los miedos suelen volver a intensificarse ante la proximidad del parto y la llegada del bebé. El miedo al parto es muy común, especialmente en madres primerizas. También reaparece el miedo a que el bebé no nazca sano. Los miedos en el embarazo generan estrés a la mujer embarazada. Este estrés influye negativamente en su estado físico y psicológico. Por ello es importante tratar de controlar estos miedos y vivir el embarazo con el mayor optimismo posible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X