Las emociones fuertes en ocasiones son muy difíciles de guardar. Cuando un niño se siete frustrado o enfadado, comúnmente se expresa con llanto, con gritos u otras manifestaciones que llaman la atención. A estas reacciones se les pueden llamar berrinches. Como padres nos enfadamos, nos sentimos inútiles y preocupados por estas reacciones del niño.

 

¿A qué edad se presentan los berrinches?

Los berrinches llegan a ser una etapa normal en el desarrollo del niño hasta que aprende a controlarse por si solo. La gran mayoría de los niños tienen berrinches entre un año y los tres años de edad. En esta edad desaparecen o se hacen menos frecuentes ya que los niños con tres años saben expresar sus emociones.

 

¿Por qué los niños hacen berrinche?

Los niños pequeños comúnmente están ocupados aprendiendo otras cosas, quieren ser independientes y en ocasiones hacer más cosas de las que pueden, por lo tanto los berrinches  se presenten con más frecuencia cuando están cansados, asustados o con hambre. También se presentan cuando no entienden las órdenes que se les da o cuando otras personas no entienden lo que ellos quieren. Recuerda que el niño no tiene las palabras para expresarse completamente, no ha aprendido a resolver los problemas por si mismo, puede estar enfermo, con hambre, cansado. Puede estar reaccionando a problemas o cambios dentro de su casa. También puede estar celoso del hermano que acaba de nacer o de un amiguito que le quita la atención de su mamá.

 

¿Cómo ayudar al niño a que no haga berrinches?

Como padres de un niño sabemos cuando va a hacer un berrinche. El niño se ve aburrido, enojado, empieza a gritar o llorar y parecería que nada lo va a poner contento y finalmente se presenta el llanto las pataletas, tirarse al suelo e inclusive a dejar de respirar. No te sorprendas si el niño solo tiene berrinches enfrente de vosotros, sus papás  ya que ésta es una forma de medir los limites en relación con las reglas de la familia.

 

¿Cómo prevenir los berrinches?

Motiva al niño para que te diga que siente, pon limites razonables, tu niño no es perfecto, evita conductas que le frustren, procura permanecer más tiempo en casa con el, ahí encontrará el lugar y juguete preferido. Selecciona las ocasiones en que tu respuesta será un NO, no cambies tu conducta porque haga un berrinche, deja que el niño escoja, cuando esto sea posible.

Si los berrinches continúan después de los tres años consulta a su pediatra.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X