El frío y usar el chupete puede aliviar la irritabilidad o los trastornos del sueño que sufren los bebés con la salida de los primeros dientes del bebé.

La aparición de los primeros dientes siempre provoca una serie de molestias en el bebé. El niño puede mostrarse irritado y no es extraño que tenga problemas para dormir. ¿Cómo ayudarle?

Los primeros dientes del bebé le causan molestias como mayor irritabilidad, incremento de la salivación (babeo), mucosidad nasal, pérdida de apetito, diarrea, sarpullidos y trastornos del sueño.

 

Primeros dientes de leche: trucos para calmar al bebé

La salida de los primeros dientes del bebé es un proceso normal y, por eso, no es necesario acudir al médico por este motivo. No obstante, si el pequeño muestra demasiada irritabilidad, hay algunas pautas para aliviar el dolor.

  • Si el sueño del niño se perturba por las noches y muestra mayores molestias, se puede administrar un analgésico (paracetamol o ibuprofeno) en la dosis recomendada por el pediatra. Esta medicina no debe aplicarse sobre las encías.
  • Facilitar al bebé durante el día mordedores específicos para la dentición o darle el chupete enfriado en la nevera.
  • Frotarle la encía con un dedo limpio o con una cucharilla fría.
  • Permitir que el pequeño muerda cosas para aliviar las molestias en las encías, pero asegurarse siempre que son objetos seguros que no pueden romperse y provocar un atragantamiento.
  • Existen en el mercado algunos geles específicos para calmar las molestias de la dentición. Los especialistas, sin embargo, dudan de la eficacia de estos productos, ya que su permanencia en la boca dura apenas unos segundos.

 

Unos consejos para el cuidado de los dientes

  1. Acudir a la revisión con el dentista durante el primer año de vida, para recibir consejos preventivos sobre alimentación y la higiene dental.
  2. El uso prolongado de biberones y chupetes puede provocar la deformación de la dentadura. Hay que retirarlos antes de los dos años.
  3. Comenzar a limpiar los dientes en cuanto comience su aparición, primero con una gasita húmeda y, cuando ya estén los primeros molares, con un cepillo para niños.
  4. No introducir la pasta de dientes hasta los dos años de edad. Utilizar poca cantidad, similar a un grano de arroz.
  5. Participar de la higiene dental y cepillado de los dientes de los hijos hasta que estén capacitados para hacerlo por sí mismos. En todo caso, siempre es aconsejable supervisar que la limpieza ha sido adecuada.
  6. La dieta es importante para mantener la salud bucal. Hay que evitar el consumo excesivo de azucares refinados y alimentos como chocolate, pasteles y bollería.

 

La erupción de los dientes

Los dientes del bebé se comienzan a formar ya en el vientre materno, a partir de la sexta semana de gestación y poco a poco  se desarrollan hasta su erupción en la boca del pequeño, entre los seis meses y los dos años de edad. En ese periodo aparecerán en la cavidad bucal del bebé 20 piezas dentales, (10 arriba y 10 abajo) más conocidos como dientes de leche.

Cada niño es distinto y por eso el momento de la aparición de los dientes también lo es. A la mayoría les saldrán entre los 6-12 meses de edad. Aunque las niñas suelen tener una erupción más adelantada que los niños.

– Incisivos centrales: los inferiores salen alrededor de los seis meses, seguidos por los superiores (ocho meses).

– Incisivos laterales: los superiores aparecen a los diez meses; los inferiores, a los 12 meses.

– Primeros molares: las primeras muelas salen a los 14 meses, en el caso de los inferiores, y a los 16 meses, las superiores.

– Caninos: los colmillos retrasan su aparición hasta los 16 meses en la arcada inferior de la boca, y hasta los 18, en la superior.

– Segundos molares: son los últimos en aparecer. Ocurre en torno a los dos años en la arcada inferior, y más allá de los 28 meses, en la superior.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X