Cualquier mujer, que acabe de dar a luz, puede padecer una depresión posparto sin causa aparente. El brusco descenso de las hormonas que experimenta el cuerpo de la mujer tras el parto es el responsable de la depresión posparto.

Algunas sensaciones contradictorias con el momento que vive la mujer como nueva mamá, entre ellas la ansiedad, la tristeza, el cansancio y el nerviosismo pueden romper el desarrollo del vínculo materno, y afectar negativamente en el crecimiento del bebé recién nacido. Los síntomas más comunes asociados con la depresión posparto son la tristeza, la irritabilidad, la fatiga, el insomnio, la pérdida de apetito y la ansiedad.

Cuales son los síntomas

Tristeza. Es el síntoma más frecuente. La paciente te siente baja de ánimo, desgraciada e infeliz, llorosa o con ganas de llorar en cualquier momento y sin razón aparente, especialmente en determinados momentos.

Irritabilidad. La nueva mamá se muestra irritable y agitada con su pareja, con la familia, e incluso con sus hijos y el recién nacido. Siente una cierta desorganización en sus pensamientos y algo de incapacidad para la realización de sus tareas cotidianas.

Fatiga. La depresión posparto hace la que la mujer se sienta agotada, abrumada y fatigada para realizar sus primeras tareas de madre. Se siente incapaz e inútil.

Insomnio. La mujer siente dificultad para conciliar el sueño.

Pérdida de apetito. Debido a la depresión posparto, normalmente, la nueva madre no tiene tiempo ni ganas de comer, lo que puede llevarla a sentirse malhumorada y cansada. Otras madres lo hacen al revés. Comen en exceso para aliviar el malestar psicológico.

Ansiedad. Se manifiesta con una sensación de miedo. La mujer teme quedarse sola con su bebé, no poder cuidarle, atenderle si está enfermo, y se siente culpable por no estar lo suficientemente “enamorada” de su bebé como debería estarlo. Le quiere, pero no puede con él porque no se siente lo suficientemente animada y fuerte.

Desinterés por el sexo. Lo que antes era un placer, ahora se convierte en algo aburrido para la madre. La paciente suele rechazar cualquier contacto sexual, lo cual puede generar tensión en la pareja.

Agobios. La paciente tiene la sensación de no tener tiempo para nada. Le costará establecer nuevas rutinas frente al bebé y a la nueva situación que vive.

Para prevenir la depresión posparto

  • Duerme todo lo que puedas, cada pequeño momento es importante.
  • Sé realista, date tiempo, aunque no lo creas, pasará.
  • Busca el contacto con otras madres en los grupos de posparto, de lactancia o de crianza, en los parques o incluso a través de Internet.
  • Sal a pasear a diario, aprovecha para tomar un ratito de sol y hacer ejercicio suave: caminar o estirarte en el parque.
  • Tu bebé te quiere a ti y no se le ocurre compararte con otras. ¡No te compares tú!
  • Simplifica tu vida. Los bebés no necesitan el baño diario, ni que la casa esté reluciente.
  • Intenta posponer las visitas hasta después del primer mes, para poder descansar al máximo.
  • Aprende a pedir ayuda, no te cortes, te sorprenderá saber cuánta gente está dispuesta a traerte una buena cesta de fruta o llevar a tus hijos mayores a dar una vuelta mientras tú descansas.

Es difícil decir cuánto tiempo dura la depresión posparto. Algunos casos duran una semana y otros pueden durar meses. Los médicos recomiendan tratar la depresión posparto desde el principio.

No obstante es algo más habitual de lo que se cree, por eso, hay que apoyar y ayudar a la mamá en todo lo que necesite.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X