La lactancia materna favorece de forma significativa la pérdida del peso ganado durante el embarazo.

La leche materna es el mejor alimento que le puede proporcionar una madre a su bebé pero, además, dar el pecho consiste en una fórmula idónea para perder el peso acumulado durante el embarazo. Amamantar es el modo más rápido de adelgazar tras el parto. Además, los científicos afirman que cuanto más tiempo se amamante, más peso se pierde.

La gestación es, por lo general, el periodo en el que las mujeres en edad reproductiva tienen mayor ganancia de peso. La mujer coge, de media, entre 10 y 15 kilos durante su embarazo, según la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología. El peso que se retiene después del parto corresponde, en su mayoría, a las reservas que el propio cuerpo ha almacenado durante el embarazo para producir leche materna.

Dar el pecho ayuda a la madre a adelgazar tras el parto. Amamantar a su pequeño es la forma más rápida de que la madre reciente vuelva a su peso anterior al embarazo y de prevenir, así, el riesgo de obesidad.

La producción de leche supone un gasto energético para el que el organismo de la madre gestante se ha ido preparando por anticipado. De este modo, , a lo largo de las semanas o meses que se mantenga la lactancia materna se irán consumiendo estas reservas, hasta lograr recuperar el peso previo al embarazo.

 

Cuanto más tiempo se amamante, más peso se pierde

Aunque la lactancia favorece la pérdida de peso en todos los casos, los diferentes estudios realizados en este ámbito evidencian una regla clara: cuanto más tiempo se prolongue la lactancia, mayor será el peso perdido.

La pérdida de peso de la madre es una de las ventajas de prolongar la lactancia, las madres que dan el pecho al bebé experimentarían la mayor pérdida de peso entre los “cuatro y los seis meses” de amamantar a sus pequeños.

En este sentido, el manual de la Asociación Española de Pediatría apunta también que la disminución de peso gracias a la lactancia es paulatina y “más evidente a partir de los tres meses”.

Otros beneficios de la lactancia para la salud de la madre

Tan solo el 25% de las madres españolas sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud de mantener la lactancia materna exclusiva al menos durante los seis primeros meses de vida del bebé. Esta baja tasa, y su abandono precoz, afecta al bebé, porque la leche materna es el mejor alimento que se le puede proporcionar, tanto para su correcto desarrollo como para la preservación de su salud.

Los beneficios de la lactancia materna no son exclusivos del bebé. Amamantar a un hijo repercute de manera positiva además en la recuperación posparto de la madre. Tal como apunta la OMS, la lactancia acelera la recuperación del tamaño y tono uterino, reduce la cantidad del sangrado posterior al parto y minimiza el riesgo de padecer cáncer de mama y de ovario.

Las claves de la pérdida de peso de la madre lactante

  • Para la producción de la leche materna, el cuerpo utiliza las reservas energéticas retenidas durante el embarazo.
  • Cuanto más prolongada sea la lactancia exclusiva, mayor será la pérdida del peso.
  • La lactancia ayuda a eliminar la grasa localizada en las caderas y cintura, la más difícil de erradicar.
  • Para adelgazar tras el parto no basta con dar el pecho: es preciso combinar la lactancia con el ejercicio físico y una dieta saludable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X